jueves 22 de noviembre 2018+ 08:34

El Taller de Empleo 'Jardinería y zonas verdes' de Armilla facilita que 15 personas obtengan el certificado de profesionalidad

La alcaldesa de Armilla, Loli Cañavate, la delegada del Gobierno andaluz, Sandra García y la delegada territorial de Conocimiento y Empleo, Ana Belén Palomares  han visitado hoy el Taller de Empleo  'Jardinería y zonas verdes', una iniciativa mixta de formación y empleo que desarrolla el Ayuntamiento de la localidad y que está financiada por la Junta de Andalucía con 293.261 euros para formar a 15 personas desempleadas del municipio.

 Las personas que participan en este Taller de Empleo son mayores de 25 años, que recibirán formación teórica y práctica durante doce meses para la obtención de los  certificados de profesionalidad en instalaciones y mantenimiento de jardines y zonas verdes, y en jardinería y restauración del paisaje. El Taller comenzó el pasado mes de septiembre y ya ha finalizado la formación en tratamientos fisiosanitarios y en instalaciones de jardines. Ahora, el alumnado ha iniciado la etapa de formación de mantenimiento y mejora de zonas verdes, y realizan trabajos en zonas ajardinadas en un parque municipal.

La alcaldesa de Armilla ha subrayado la apuesta del municipio por la formación y ha destacado la importancia del proyecto de Taller de Empleo “para que personas con necesidades de cualificación para encontrar un empleo adquieran experiencia”. 

La delegada del Gobierno andaluz ha destacado que los programas de Escuelas Taller y Talleres de Empleo “suponen una nueva oportunidad laboral para trabajadores que se encuentran en desempleo, de cara a tener su primera experiencia profesional en el caso de los jóvenes, o aprender una nueva profesión en el caso de los mayores de 25 años”. Asimismo, ha subrayado que “esta nueva edición se centra en los certificados de profesionalidad, lo que permitirá a los beneficiarios tener una acreditación oficial de este periodo de aprendizaje y mejorar su expectativas de encontrar un nuevo empleo”. 

El Taller de Empleo de Armilla, que combina formación y trabajo, lo componen ocho mujeres y siete hombres vecinos de la localidad, con estudios que van desde técnico auxiliar a graduados en ESO, Bachillerato y universitarios. La orientación formativa está cargo de un director y dos formadoras; los participantes cuentan con contrato desde el primer día y cuando concluyen el Taller acceden a los certificado de profesionalidad.

Ana Belén Palomares ha recordado que los proyectos de Escuelas Taller y Talleres de Empleo tienen carácter temporal y en ellos se alternan la formación con el trabajo. En los mismos, los participantes adquieren la formación profesional y la práctica laboral necesaria a través de un contrato, realizando obras y servicios de utilidad pública o interés social. “El objetivo es mejorar la ocupabilidad de las personas desempleadas con la finalidad de facilitar su inserción laboral, mejorando sus condiciones de empleabilidad”, según Palomares.